Blog DISARP

Si tenemos las manos sucias, vamos a la pila, restregamos jabón mezclado con agua sobre ellas, frotamos para crear espuma y en un santiamén notamos cómo la suciedad ha sido arrastrada y se va por el desagüe.

Lo mismo ocurre con la ropa. Si nuestra camiseta tiene una mancha no hay más que frotar detergente sobre la prenda mojada. En poco tiempo y una vez aclarada, la mancha habrá desaparecido.

Los detergentes, jabones, champús, geles de baño limpian gracias a unas moléculas incluidas en su composición llamadas tensoactivos. Lo hacen atrayendo la suciedad y confinándola dentro de pequeñas burbujitas, que son arrastradas con el agua.

La concentración total de tensoactivos de un detergente se conoce como MATERA  ACTIVA. Los tensoactivos son productos cuyas moléculas tienen dos extremos de diferente tipo: uno con afinidad por el agua (hidrófilo) y otro que tiene afinidad por las grasas o repulsión por el agua (lipófilo o hidrófobo). Existen infinidad de combinaciones posibles de partes hidrófilas y partes hidrófobas que dan lugar a una enorme variedad de tensoactivos con distintas características

Al añadir una pequeña cantidad de tensoactivo al agua, se alteran  considerablemente algunas de sus propiedades. —Las  alteraciones  de  mayor importancia  en el lavado son disminución de la tensión superficial y sobre todo la capacidad de mojar las superficies (tensión interfacial).

La naturaleza de los tensoactivos cuyas moléculas tienen una parte que busca el agua y otra que intenta escapar de ella hace que se sitúen en las superficies desplazando de ésta las moléculas de agua.

En una primera fase el agua con los tensoactivos moja la superficie. esto constituye la FASE DE HUMECTACIÓN

—De forma casi inmediata los tensoactivos se sitúan con la parte hidrófoba hacia la suciedad facilitando el REBLANDECIMIENTO y despegue de la superficie.

—En un proceso posterior la suciedad queda dispersa en forma de pequeñas partículas rodeadas de moléculas de tensoactivo. Esta es la llamada FASE DE DISPERSIÓN.

Clasificación de los tensoactivos

Su clasificación se basa en el poder de disociación del tensoactivo en presencia de un electrolito y de sus propiedades fisicoquímicas, pueden ser: iónicos o no-iónicos.

Tensoactivos iónicos

Los tensoactivos iónicos tienen fuerte afinidad por el agua y, debido a su atracción electrostática hacia los dipolos del agua, puede arrastrar consigo a las soluciones de cadenas de hidrocarburos.

Dentro de los iónicos, según la carga que posea la parte que presenta la actividad de superficie serán: aniónicos, catiónicos y anfóteros.

  • Los tensoactivos aniónicos: en solución se ionizan, pero considerando el comportamiento de sus grupos en solución, el grupo hidrófobo queda cargado negativamente.
  • Los tensoactivos catiónicos: son aquellos que en solución forman iones, resultando cargado positivamente el grupo hidrófobo de la molécula. En general, son compuestos cuaternarios de amonio o una amina grasa en medio ácido.
  • Los tensoactivos anfóteros ó anfotéricos: actúan dependiendo del medio en que se encuentren, en medio básico son aniónicos y en medio ácido son catiónicos.

Tensoactivos No-iónicos

Los surfactantes o tensoactivos no-iónicos son aquellos que son ionizantes, se solubilizan mediante un efecto combinado de un cierto número de grupos solubilizantes débiles (hidrófilos) tales como un enlace tipo éter o grupos hidroxilos en su molécula.

4 comentarios en este post. a “LAS MOLÉCULAS TENSOACTIVAS: LAS PROTAGONISTAS”

  • Antonio Argachal

    octubre 12, 2011 at 10:24 am

    moléculas tenso activas , necesarias en el proceso de limpieza con o sin álcalis

    muy bien el comentario y explicacion

  • Amelia

    octubre 14, 2011 at 10:58 am

    Es cierto que las moléculas tensoactivas son las protagonistas de los limpiadores, pero debemos rendir homenaje a los actores secundarios. Blanquadores, estabilizadores de espuma, antirredepositantes, enzimas, anticorrosivos, cargas inertes, colorantes, perfumes…
    Los limpiadores deben desprender la suciedad del sustrato y dispersarla, pero también trabajar en un tiempo y temperaturas razonables, no dañar el sustrato, no dañar las máquinas, no aglomerarse, no separarse por densidades, ser respetuosos con el medio ambiente y las personas y tener un aspecto y olor agradable. Todo esto se consigue organizando un buen elenco de actores protagonistas y secundarios que garanticen el éxito. Es por ello que debemos utilizar productos de calidad, de fabricantes acreditados. Elegir un buen limpiador es una tarea fundamental. Ya en el siglo XIX, Justus Von Liebig, químico alemán, dijo: “la riqueza de una nación y su grado de civilización se mide por la cantidad de jabón que consume”. Yo me permito decir: “la riqueza de una nación y su grado de civilización se mide por la cantidad y calidad de los detergentes que consume”.

  • Antonio Argachal

    octubre 14, 2011 at 5:39 pm

    una molécula puede estar constituida por un Átomo,puede contener dos o mas Átomos de un mismo elemento o puede estar formada por dos o mas Átomos correspondientes a elementos Distintos .
    las moléculas permanecen en movimiento a toda temperatura superior a cero absoluto.

  • David

    octubre 21, 2011 at 11:17 am

    😉

Deja un comentario

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

7 + 3 =