Blog DISARP

EL AGUA EN LOS PROCESOS DE LAVADO

El agua es un elemento fundamental en el proceso de lavado. Su importancia real como medio en el que se producen los procesos de lavado, pasa frecuentemente desapercibida. En el presente artículo veremos las principales propiedades del agua asociadas a la detergencia y su influencia como medio activo en los procesos de lavado.

El agua posee algunas propiedades físico-químicas anómalas, entre ellas está que posee una elevadísima tensión superficial. Esto significa que las moléculas del agua tienden a huir de la superficie, con lo cual tienden a formar formas geométricas donde la superficie sea mínima (gotas esféricas). Este efecto es negativo para los procesos de detergencia ya que impide un buen mojado, porque la superficie del agua le cuesta mucho acceder a la superficie de la prenda a lavar.

El agua no es únicamente el medio en el que se produce el lavado ya que forma parte activa en el proceso de limpieza debido a que:

  • Actúa solubilizando una parte importante de la suciedad, compuesta principalmente por sales solubles y moléculas de elevada polaridad.
  • Es el medio en el que se producen las reacciones químicas (hidrólisis, saponificación, oxidaciones, neutralizaciones, etc.) que intervienen en los procesos de lavado y blanqueo.
  • Es el medio de dispersión de la suciedad.
  • De la calidad del agua de lavado depende en gran medida el acabado de las prendas lavadas en cuanto a blancura, suavidad, etc.

La calidad de un agua es un factor a tener en cuenta en una lavandería, ya que un agua adecuada para lavar debe cumplir algunos requisitos:

  • Estar lo más libre posible de materia en suspensión, ya que en caso contrario estos materiales se acumularían en la ropa independientemente de la calidad o cantidad de aclarados.
  • Exenta de olores y colores que puedan dar algún tipo de alteración al acabado de las prendas.
  • Exenta de materia orgánica, ya que ésta suele dar lugar a manchas y amarilleo de la ropa y malos olores.
  • Exenta de elementos peligrosos, tales como metales pesados.
  • Aunque no es imprescindible para lavar, tal como veremos a continuación es muy conveniente que tenga bajos niveles de sales disueltas y dureza.

La dureza es una característica que influye en gran medida en los procesos de lavado. La presencia de sales es, en principio, menos problemática para el proceso de lavado, sin embargo puede tener una gran importancia en el acabado, dando lugar a aspereza y deterioro de las fibras. En España las aguas se distribuyen en dos zonas de manera más o menos marcada de manera que el Norte y Oeste tienen aguas más blandas que el Sur y el Este de la Península Ibérica

Además, de la dureza existen otros iones en disolución que pueden causar problemas durante el lavado de ropa, como pueden ser el hierro y el manganeso. Estos metales pueden causar manchas rojizas y pardas sobre las prendas lavadas. Además, el hierro en combinación con compuestos clorados causa debilitamiento de las prendas e incluso roturas. Este hecho tiene especial importancia en el blanqueo ya que la presencia de estos iones metálicos produce la descomposición catalítica del blanqueante clorado (el anión hipoclorito).

Tras analizar el agua nos cabe preguntar ¿Cómo tratar el agua de la lavandería? ¿ Tenéis alguna idea?

2 comentarios en este post. a “EL AGUA EN LOS PROCESOS DE LAVADO”

  • Antonio Argachal

    octubre 14, 2011 at 5:14 pm

    muy interesante ! el agua es imprescindible siempre si o si , y muy importante la calidad de la misma

    saludos

    Antonio Argachal

  • David

    octubre 21, 2011 at 11:19 am

    😉

Deja un comentario

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

− 1 = 5